“Jesús educa con autoridad porque es auténtico y es la verdad.”

“ÁMAME TAL COMO ERES”

jun 25th, 2012 | By | Category: Recursos Pastorales

Por ALDO LLANOS MARÍN

De un tiempo a esta parte puedo afirmar con categórica contundencia que vivir cristianamente es todo menos una perita en dulce, sí, hay veces en que me alegro al ver expresiones cristianas de todo tipo, (total, todo lo humano es necesariamente objeto de cristianismo) y otras no tanto, que me obligan a preguntarme muchas veces -sobre todo después de atravesar días áridos e insípidos-, sobre lo que ha sido de mi vida topándome una vez más con el imperativo categórico de la existencia humana que bien puede sintetizarse en la máxima: “Amo, luego existo”, y es que es verdad, sin amar ni ser amado la vida no vale la pena vivirla.

El mayor descubrimiento de toda ciencia humana, es la que te lleva al encuentro del absolutamente Otro y su inconmensurable amor sin medida, sin duda eso afecta al núcleo mismo de nuestro ser y ni que hablar sobre su influencia regeneradora en nuestra enjuta e inconsistente autoestima (así la tengamos como la de Cristiano Ronaldo jajaja), porque sin duda este amor la cambia total y radicalmente, pero muchos –y en esa lista me incluyo como miembro ejemplificado- nos duele corresponder a ese amor tan espléndido y real con nuestro amor tan de “intercambio comercial”, tan imperfecto, comprobándolo al hurgar en la memoria y en los recuerdos de nuestros errores, yerros y equivocaciones; en nuestras historias, nuestro pasado, nuestras heridas y nuestros traumas, ¡¡¡joder, como quisiéramos ser un poquito mejores para que Dios esté más contento con nosotros!!!, pero esas ideas tan poderosas y arraigadas en nuestra mente, solo son un reflejo de las previsibles respuestas humanas más no de Dios porque Dios no es así y en su modo de ser ¿saben qué nos diría? Nos diría esto:

__________________________________________________________________________

¡Ámame tal como eres!

Conozco tu miseria, tanto las luchas y tribulaciones de tu alma, como la flaqueza de tu cuerpo enfermizo; conozco tu cobardía, tus pecados, tus desfallecimientos; y sin embargo te lo digo: “¡Dame tu corazón, ámame tal como eres!”

Si esperas a ser un ángel antes de abandonarte y de entregarte al Amor, no Me amarás nunca. Aunque caigas con frecuencia en esas faltas que no quisieras cometer nunca, aunque seas tan débil en la práctica de la virtud: lo soporto todo, menos que no Me ames. En cualquier instante y en cualquier disposición en que te encuentres, tanto en el fervor como en la aridez, ¡ámame tal como eres! Quiero el amor de tu indigente corazón; si, para amarme, esperas a ser perfecto, no Me amarás nunca. ¿Acaso no podría Yo hacer de cada grano de arena un serafín radiante de pureza, de nobleza y de amor? ¿Acaso no podría yo, con un solo signo de mi Voluntad, hacer surgir de la nada millares de santos mil veces más perfectos y amables que los que he creado? ¿Acaso no soy Todopoderoso? ¿Y si quisiese dejar en la nada para siempre a esos seres maravillosos y prefiriese tu pobre amor al suyo?

Hijo mío, déjame amarte. Quiero tu corazón. Evidentemente tengo previsto formarte, pero entretanto, te quiero tal como eres. Y quisiera que tu hicieses lo mismo; deseo ver ascender el amor desde lo más profundo de tu miseria. Amo en ti incluso la flaqueza. Me place el amor de los pobres; quiero que, de la indigencia, se eleve continuamente este grito: “Señor, te amo”. ¿Para qué quiero yo tu ciencia y tus talentos? Habría podido destinarte a grandes empresas; pero no, tú serás el siervo inútil. ¡Sólo te pido que ames! El amor te llevará a conseguir todo lo demás sin que te des cuenta; intenta solamente llenar de amor el momento presente; procura cumplir por amor todos tus pequeños deberes.

Hoy me presento como un mendigo ante la puerta de tu corazón, Yo, el Señor de los señores. Llamo y espero: date prisa en abrirme, no alegues que eres miserable, no me digas que no eres digno. Si hubiese conocido del todo tu indigencia, te habrías muerto de dolor. La única cosa que podría herir Mi corazón, sería verte dudar o faltar a la confianza. Quiero que pienses en Mí cada hora del día y de la noche: no quiero que hagas la más mínima acción por ningún motivo que no sea el amor. Te daré un amor mucho más perfecto que lo que jamás soñaste.

Pero acuérdate de esto: ¡ámame tal como eres! No esperes a ser santo para abandonarte y entregarte al Amor, si no, nunca amarás.

________________________________________________________________________

Gracias Dios, por amarme así XD

4 comentarios
Dejar comentario »

  1. Excelente articulo Aldo!

  2. Muy Buen artículo Aldo; cierto, a veces no nos dejamos amar por Dios. Dejémoslo tocar nuestro corazón y entrar en él. Y digamos: “Tú Dios das sentido a mi vida, gracias por amarme siempre”.

  3. Buen escrito me invita a rebuscar en el terreno de mi corazón (de por sí ya muy removido) la presencia del amor de Dios. Sabes? Sobre el amor estuve leyendo en Introducción al Cristianismo de Ratzinger. Decía que el amor de Dios borra el miedo de la última soledad (en esta se concentra el principal de los miedos). Amar a Dios es primero dejarse tocar por su amor regenerativo…tu artículo es bueno y creo que caería propicio en labios de Dios como respuesta a la oración del publicano (que a diferencia del fariseo éste reconoció que su pequeñez y su corazón contrito conmovió al mismo Dios). Felicidades y que tengas una buena semana.

  4. Soy un hombre maduro, bendecido por Dios con 6 hijos.la mayoria le estamos sirviendo al Señor de tiempo completo..yo sirvo actualmente en el Ministerio Call-Center..de esta nuestra casa NUEVA GENERACION INTERNACIONAL en villahermosa tab.mex….MI COMENTARIO..respecto a este SU ESCRITO..no cabe duda que esta bastante documentado en las experiencia de la vida, como en mi caso..porque me identifico con gran parte de su contenido….Y ME CONFIRMA LO QUE YA VENGO HACIENDO NO DEJARLO DE AMAR porque le sigo sirviendo a pesar de mi flaqUezas aun en mi vida, a pesar de mis debilidades, reflejo de que aun COMO DICE PABLO EN ROMANOS 7:15-20.PORQUE LO QUE HAGO NO LO ENTIENDO,PUES NO HAGO LO QUE QUIERO,SINO LO QUE ABORREZCO,ESO HAGO..ETC.V.20 -Y SI HAGO LO QUE NO QUIERO,YA NO LO HAGO YO,SINO EL PECADO QUE MORA EN MI….GRACIA S AL SEÑOR QUE TENGO LA OPORTUNIDAD DE SENTIRME AMADO POR MI DIOS..MUY A PESAR DE TODO…..BENDICIONES Y FELICITACIONES POR ESTE VALIOSO ESCRITO QUE NOS HAS COMPARTIDO HOY (LO RECIBO EL 16 DE JULIO DEL 2012)

Dejar comentario